6.6.06

Nací adicto a la fantasia

Ayer fuí al cine. Sólo. Cuando voy al cine, voy a ver la película, no a oír a mis vecinos de butaca.

Fui a ver Thumbsucker. Como su nombre indica, chupador de pulgares. Va de un mozo de 17 años que sigue chupandose el pulgar cuando duerme, cuando está nervioso, cuando se escapa de clase...
Resumiendo, es un tio Raro y en parte orgulloso de ello, introvertido, inteligente, que se esconde dentro de si mismo... y se le presenta la posibilidad de la pastilla magica (aka speed en plan medicamento legal) que le hace ser mejor: empieza a sacar buenas notas, participa en el grupo de debates del instituto y gana premios. El final y los pormenores os los dejo por si la vais a ver.

Me gustaron dos cosas basicamente de la película:

El tema de poder cambiar tu manera de ser y de comportarte, primero de manera artificial pero después conscientemente, analizando que te gusta de ti mismo y que no; que parte quieres potenciar y cual modificar, no por lo que esperan los otros de tí sino porque tu quieres.

Y el enfoque de su hermano pequeño: en un momento dado, el chupador le está dando un "sermón" a su hermano pequeño, defendiéndo su Rareza frente a la Normalidad de la vida del resto. Y el hermano pequeño le suelta: "Te piensas que porque tu éres Raro los otros ya somos normales? Nunca has pensado que quizás me comporto normalmente porque nuestros padres ya tienen suficiente contigo?"

Me gustó, me dió que pensar, enfoca los "raros" desde los dos puntos de vista, interior y exterior...

El título del post es una de las frases sublimes de la película.

1 comentario:

PandragoQ dijo...

Vaya... halagado de que me linkes como Raro :P

Pero eso me recuerda también a las pastillas que le daban a Bart Simpson :P